BREVE ESTUDIO LEY DE DEPENDENCIA POR EL ILMO SR. RAMÓN MACIÁ GOMEZ MAGISTRADO JUBILADO

octubre 29, 2015

El concepto de “dependencia” En primer lugar hay que incidir en que la dependencia es un hecho natural que afecta a multitud de ciudadanos, que ven limitadas sus aptitudes de carácter físico, mental o su autonomía personal. Y, de hecho, la edad –tanto en el nacimiento como en la vejez- es un factor que determina, en muchos casos, la dependencia. Sobre este concepto no hay una unidad de criterios o definiciones. El concepto de dependencia resulta ser amplio y voluble y así vemos que, en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, se define como la subordinación a un poder mayor. Legalmente, la dependencia es “el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas, que por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en su caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal”, según se dispone en el artículo 2º, 2, en su redacción por la Ley de 29 de julio de 2015. Desde otra óptica la dependencia es un derecho subjetivo a la asignación de suficientes estímulos y medios asistenciales y materiales para desarrollar la autonomía personal, entendiendo que la misma está configurada como la capacidad de controlar, afrontar y tomar decisiones relativas a los criterios y preferencias propios, en el desarrollo de las actividades de la vida diaria. Valoración de la dependencia. La regulación legal de la dependencia en España puede clasificarse según su grado siendo el factor determinante para la asignación de un determinado grado de valoración de la dependencia la aplicación de un baremo regulador que acordará el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención de la Dependencia, según dispone el artículo 27º de la vigente legislación, siendo ésta una competencia de las Comunidades Autónomas. Dicho baremo deberá mantener unos criterios comunes entre todas las Autonomías y tendrá como referente lo dispuesto en la Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Capacidad y la Salud que regula la Organización Mundial de la Salud. El baremo se ha de basar en criterios objetivos, efectuándose según los informes de salud de la persona, su entorno, las prescripciones médicas y el grado y aptitud con la que realiza las tareas ordinarias de su vida y de la convivencia, tales como comer y beber, la higiene personal, la posición corporal, la deambulación, la realización de las tareas domésticas, entre otros quehaceres. Los grados de dependencia. El artículo 26 de la vigente legislación determina que “1º.- La situación de dependencia se clasificará en los siguientes grados: a)     Grado I. Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal. b)    Grado II. Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o […]

Read more

INDEMNIZACIÓN DE 60.000 EUROS POR LA INCORRECTA ASISTENCIA PRESTADA EN EL SERVICIO DE URGENCIAS

octubre 9, 2015

Tras iniciar el oportuno expediente de responsabilidad patrimonial frente al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), LEX ABOGACÍA ha conseguido que la deficiente asistencia sanitaria dispensada a un paciente tras acudir a Urgencias Hospitalarias sea indemnizada con un importe de 60.000 Euros por su fallecimiento. Tras la reclamación inicial presentada y, pese a los informes contrarios de la Inspección Médica y la Aseguradora del SERMAS, se emitió por el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid un Dictamen favorable que asume en gran parte los argumentos esgrimidos en nuestros escritos médico-legales. En concreto determina que la pérdida de oportunidad sufrida por el familiar de nuestros clientes consistió en no ser correctamente valorada la insuficiencia venosa que presentaba en el momento de acudir al Servicio de Urgencias. Además, debió haberse realizado una exploración complementaria de carácter arteriografico para decidir si procedía un tratamiento adicional al que el paciente recibía por otro tipo de patologías. Ambas omisiones deben ser indemnizadas, puesto que constituyen una negligencia médica. El estado patológico previo y la objetivamente grave situación del paciente que, probablemente, no hubieran cambiado el fatal desenlace, pero se le privó de la posibilidad de ser atendido conforme marca la ciencia médica. En este sentido, señala el Consejo Consultivo que aunque el objeto de consulta fuera una hernia, la situación de las arterias aconsejaba la realización de pruebas diagnósticas para determinar la procedencia de una cirugía arterial, aunque fuera programada y no urgente, pero antes de que se produjera la isquemia en la pierna izquierda del paciente, lo que en este caso supuso una evidente pérdida de oportunidad, falleciendo posteriormente. Ese argumento, finalmente, ha sido aceptado por la Consejería de Sanidad, dictándose una resolución que estima sustancialmente nuestra reclamación. Desde LEX ABOGACIA nos felicitamos por este nuevo éxito del Despacho, máxime cuando dos informes periciales pretendían defender la correcta praxis médica. Sólo desde el trabajo riguroso y muy especializado se pueden obtener resultados adecuados.

Read more